domingo, 4 de julio de 2010

La familia Noble vs. las Abuelas de Plaza de Mayo

Por una vez en mi vida voy a debatir un tema serio... je.

Hace ya años que las Abuelas de Plaza de Mayo buscan a sus nietos desaparecidos durante la última dictadura militar argentina, bebés que fueron arrebatados de sus padres cuando éstos fueron arrestados (y, en la mayoría de los casos, asesinados) y luego dados en adopción. En los últimos meses, las Abuelas pidieron un examen de ADN que pegó fuerte: examen de ADN de los hijos de Ernestina Herrera de Noble, Marcela y Felipe. La familia Noble es la dueña de uno de los multimedia más grande del país, que incluye, entre otros, al diario Clarín, Canal 13 y Radio Mitre.

Me interesa muchísimo este tema porque no veo, aún después de escuchar argumentos por ambos lados, que alguno de los dos tenga más razones que otro...

Por un lado, las Abuelas (en particular, María Isabel Mariani, que sospecha Marcela Noble puede ser su nieta) están en su derecho de pedir esta información. Legalmente, puede pedir por completar su árbol genealógico (de hecho, acciones legales ya fueron tomadas y la justicia ya está interviniendo en el tema). Pero las Abuelas están en alianza con el gobierno de Kirchner, y no olvidemos que el Grupo Clarín es uno de los más críticos del gobierno actual. El que la dueña del multimedio se viera involucrada en un caso como éste (que puede costarle represalias económicas y penales) ciertamente sería una buena noticia para los Kirchner.

Por otro lado, siempre fue de público conocimiento que Felipe y Marcela son adoptados, y al salir a la superficie este dilema, ellos declararon que no están interesados en saber quienes son o fueron sus padres biológicos. Uno podría pensar que podría hacerse el examen de ADN sin necesidad de que ellos supieran el resultado, pero obviamente alguien que pide este examen va a actuar en consecuencia. Y no pasemos por alto que hay una herencia de millones en juego...

Ernestina Herrera, por su parte, también genera varias dudas. ¿Sabía cuál era el origen de los niños que le fueron entregados? En caso de que le hayan dicho el famoso "No hagas preguntas", ¿debió hacerlas? Seguramente sí. ¿Le habrán mentido?¿Cómo saber qué ocurrió en verdad?

En fin, no me parece tan obvia la solución a este dilema, sobre todo porque hay más en él que una lucha por la identidad, sino que se juegan también intereses políticos y económicos. El examen de ADN se realizará de todos modos, al parecer... habrá que esperar el resultado.