miércoles, 24 de marzo de 2010

Sin novedad en el frente

Hoy les quería dejar un par de fragmentos de esta durísima novela de Erich Remarque situada en en el frente alemán de la Primera Guerra Mundial. Un libro que pasó a ser de cabecera para mí...


"-La guerra nos ha estropeado para todo.
Tiene razón. Ya no somos juventud. Ya no queremos conquistar por asalto el mundo. Somos unos hombres que huyen. Huimos de nosotros mismos. De nuestra vida. Teníamos 18 años, empezabamos a amar el mundo, la vida; pero teníamos que disparar contra todo eso. Y la primera granada que explotó, dio en medio de nuestro corazón. Estamos al margen de toda actividad, de toda aspiración, del progreso. No creemos ya en esto. Sólo creemos en la guerra."




"No se concibe como alrededor de tales astillas pueda haber carne humana en que la vida continúe su diaria evolución. Y esto sólo es un lazareto: esto sólo es una estación sanitaria. ¡Hay miles de ellas en Alemania, miles en Francia, miles en Rusia! ¡Qué inútil es todo lo que se ha escrito, hecho y pensado en el mundo si no pudo evitar esto! Todo un embuste, nada tiene importancia, si la cultura de tantos siglos no pudo evitar que se vieran estos torrentes de sangre, que existan miles de cárceles donde centenares de miles sufren torturas [...] ."




"Soy joven; tengo veinte años, pero sólo conozco de la vida la desesperación, la muerte, el miedo, un enlace de la más estúpida superficialidad con un abismo de dolores. Veo qeu azuzan pueblos contra pueblos; que éstos se matan en silencio, ignorantes, neciamente, sumisos, inocentes... Veo que las mentes más ilustres del orbe inventan armas y frases, para que todo esto se refine y dure más. Y conmigo ven esto todos los hombres de mi edad, aquí y allá, en todo el mundo; conmigo vive esto mismo toda mi generación. ¿Qué harán nuestros padres, cuando algún día nos alcemos, nos irgamos ante ellos y les pidamos cuentas? ¿Qué esperarán de nosotros cuando vengan los tiempos en que haya terminado la guerra? Durante años enteros era nuestro oficio matar; era nustra primera misión en la vida, Nuestro saber acerca de la vida se reducía a esto: la muerte. ¿Qué puede hacerse después? ¿Qué puede hacerse ya con nosotros?"



Imagen: Doglegs
Fotografía: Bettmann/Corbis

3 comentarios:

NUMAN dijo...

Pufff,dejame leerlo otra vez,Cintia.Vaya!

reptilio dijo...

yo no lo conocia pero ahora lo busco!

Cintia siempre recomiendas cosas chidas!

q bueno q ahora tmb libros!

Cintia dijo...

La verdad que es crudísimo; ahora me queda ver alguna de sus versiones cinematográficas...