viernes, 20 de febrero de 2009

El entierro prematuro (fragmento)

Este es uno de los cuentos de Poe que más impresión me causó cuando era chica. Fue escrito en 1850 y acá les dejo unos párrafos:

"Ser enterrado vivo es, sin duda alguna, el más terrible de estos extremos. Y que sea cosa que se haya realizado frecuentemente, muy frecuentemente, apenas será negado por aquellos que se detengan a reflexionar un poco. Los límites que separan a la vida de la muierte son muy vagos y oscuros. ¿Quién puede decir dónde termina la primera y comienza la segunda? Sabemos que hay enfermedades que producen el cese total de todas las aparentes funciones de la vitalidad, y aún así este cese no es más que una simple suspensión. Solamente son pausas temporales en el incomprensible mecanismo. Cesa cierto período y se pone en movimiento cierto principio misterioso como si fuese mágico piñón de una rueda embrujada. El cordón de plata no se aflojó para siempre ni tampoco se quebró irreparablemente el jarrón de oro. Pero mientras tanto, ¿dónde estaba el alma?

[...] podría yo citar cien casos auténticos. Uno de ellos, de notable carácter y cuyas circunstancias quizá aún estén frescas en la memoria de muchos de mis lectores, tuvo lugar no hace mucho tiempo en la cercana ciudad de Baltimore, donde produjo intensa y profunda emoción en todo el mundo. La esposa de uno de los más respetables ciudadanos, un eminente abogado y miembro del Congreso súbitamente fue atacada por una extraña enfermedad que derrotó totalmente la pericia de sus médicos. Tras grandes sufrimientos físicos falleció, o se supuso que había fallecido. Nadie sospechó, ni había razón para ello, que no estuviese realmente muerta. La mujer presentaba todos los claros síntomas de la muerte. El rostro adquirió la clásica contracción y hundimiento en sus líneas. Los labios poseían la normal palidez mormórea. Los ojos carecían de brillo. No había calor en el cuerpo. El pulso había cesado. Durante tres días, se mantuvo el cuerpo sin enterrar, y durante este tiempo llegó a adquirir una rigidez de piedra. En resumen, la familia se apresuró a celebrar el funeral a causa del rápido avance de lo que se suponía era descomposición.

La mujer quedó depositada en la tumba de su familia, y durante tres años allí permaneció sin ser molestada. A la expiración de los tres años se abrió la cripta para recibir el sarcófago, pero ¡qué terrible sorpresa esperaba al esposo, quien personalmente, abrió la puerta! Cuando las dos hojas de hierro se abrieron hacia dentro algo de color blanco cayó casi en sus brazos. Era el esqueleto de su esposa envuelto todavía en el sudario.

Una cuidadosa investigación reveló que la mujer había revivido al cabo de los dos días de hallarse en la cripta; que su lucha dentro del ataúd había hecho que éste cayera al suelo desde un ancho anaquel, y que en el suelo se había roto el cierre del ataúd, quedando así libre. Una lámpara que se había dejado accidentalmente en el interior de la cripta, llena de aceite, de encontró vacía; se supuso, desde luego, que el aceite se había evaporado con el paso del tiempo. En la parte superior de los escalones de la cripta se enocntró un gran trozo del ataús con el que parecía que la mujer había golpeado desesperadamente sobre la puerta de hierro. Mientras esto hacía, debió perder el conocimiento o morir presa del pánico, y al caer su sudario posiblemente se enganchó en laguno de los hierros que sobresalían de la puerta por su parte interior. Y así, en pie, se había descompuesto el cadáver."


Sin palabras.


Fuente
Poe, E. A. (1978). El entierro prematuro. En Historias extraordinarias. Buenos Aires: Editorial Bruguera.

10 comentarios:

NUMAN dijo...

Que tierno Poe!!De mis escritores favoritos,desde mi mas tierna infancia (así quedé) junto a Horacio Quiroga y otros tantos!!
El problema de los enterrados vivos era recurrente en la obra de Poe,y obedece a que realmente en su época sucedían muy frecuentemente estos errores/horrores...La peor muerte que se me pueda ocurrir.Brrr...escalofrío de veras!

Patty dijo...

¡En mi infancia también leía a Poe y Quiroga! Somos varios los seres trastornados por esos tipos.
Yo había leido eso, que era algo que sucedía. ¿De verdad alguien se puede morir del susto? Wow. Eso me parece increible. (Yo me moriría asi, jajaja)

Cintia dijo...

Coincido con ambos, de todas las formas morir, esat es seguramente una de las peores... yo seguramente entraría en pánico en segundos!!
Kill Bill no hizo más que fomentar mi miedo, para colmo.

Besotessss

NUMAN dijo...

Uhh,si KILL BILL!!
La peor escena,me daba claustrofobia a mi!
La tierrita estaba blanda,de todos modos!

GaTo Y RenGo dijo...

Lo conocia, un salado Poe la primera vez que lo quice leer no entendia nada, años ams tarde encontre un libro q me ahbian regalado , aquel q no entendia me sente a leerlo y descubri un escritor maravilloso , me gusto mucho tu post , un abrazo!

DINI dijo...

emmm sisi muy inspirador(?
o.O
jajaj no lo pude leer todo :P
besin
:)

Nido de caranchos dijo...

Lindo blog! Felicitaciones, voy a darme vueltas.
Saludos

Emiliano

Cintia dijo...

Gracias! Te espero.

Besotesss

El Pi dijo...

auch!!!! terrible escritor POE...vos viste como te hace oler los climas???? te pinta con la palabra....

Cintia dijo...

Totalmente!! El cuervo es todo un poema...

Besotessss